25.8.15

En Tu Universo

                      Él dijo que era especial
                      que había un brillo diferente en mi mirada
                      que sería su máxima creación
                      que liberaría con paciencia
                      todos mis demonios.

                      En ese momento
                      como alas de mariposa, abrió mis piernas
                      y se colocó justo entre mis muslos
                      y en cada envite de su perverso sexo
                      suavizó mis miedos.

Y, me reconoció como ... SUYA.